Este blog nació con la idea de mostrar de todo un poco…Podrás encontrar lecturas, imágenes, pensamientos; compartir artículos, fotos, opiniones....







Departamento GRAL. LOPEZ

Departamento GRAL. LOPEZ

martes, 13 de abril de 2010

La manía de Googlear

La palabra Googlear ya es un término generalizado y aceptado; y define la acción de buscar algo o alguien a través del buscador Google. Es decir, entrar a Google, poner entre comillas en el casillero de búsqueda el nombre propio de una empresa o una persona, tocar enter y ver qué aparece. Una acción muy común entre todos aquellos que trabajan en la comunicación o en alguna actividad de exposición pública, y que realizan la búsqueda para verificar la difusión o multiplicación de sus exposiciones o escritos. Yo googleo, tú googleas, el googlea. Todos nos googleamos. Lo hacen los empleadores frente a potenciales empleados. Lo hacen hombres y mujeres luego de una primera cita romántica y para saber de algún Romeo o de alguna Julieta. Lo hacen las personas que buscan a viejos conocidos. Lo hacen pacientes con médicos, alumnos con profesores y votantes con los candidatos de los partidos. Lo hacen, cada vez más, también usuarios y consumidores con las empresas.

En esta columna se ha repetido hasta el cansancio: todos los navegantes de Internet deben ser muy cuidadosos cada vez que suben alguna foto, algún comentario o algún post y mencionan su nombre y apellido. Todo lo que se dice en Internet queda flotando en el universo virtual por tiempo indeterminado. Incluso, hay que tener precaución con los contenidos personales que se publican en redes sociales o en sitios semi privados. Recordar la discusión surgida a partir de la condiciones de uso y privacidad de Facebook.

Siempre hay que tenerlo en cuenta: nuestra historia y nuestra vida privada puede quedar a la vista del mundo y de posibles empleadores, potenciales clientes, familiares o del control de inmigración de un país alejado cuando llegamos a la aduana. Es muy posible, que gigantescos servidores en algún lugar del planeta mantengan información sobre nuestra vida, incluso más días que los que puede llegar a durar nuestra mortal existencia. Pero hasta aquí lo que hace, dice o escribe cada uno. ¿Qué pasa con lo que dicen o escriben los demás sobre nosotros? Todos esos comentarios conforman aquello que hoy se llama la reputación en Internet. Y si tenemos en cuenta esa reputación, puede que no siempre sea lo mejor de los mejor aparecer en Google. Muy por el contrario: muchas empresas, y también personas, comienzan a sufrir los links críticos, negativos o inadecuados que aparecen frente a la acción de googlear.

Hace algunas semanas una nota periodística española reflejaba el problema que significa una mala reputación en Internet para las empresas. Si es una realidad que cada vez más gente busca información en Internet sobre compañías; y que esa búsqueda es una regla antes de tomar una decisión de consumo, entonces la reputación puede significar más o menos ventas. Según señala la nota; "En Google, un solo comentario de un consumidor enfadado puede hundir el trabajo de varios años de relaciones públicas".

¿Y qué comienzan a hacer esas empresas para evitar los inconvenientes de la mala reputación en

Internet? El artículo señala que en Europa ya existen empresas (cobran hasta 5 mil euros por la labor) que se dedican a alejar de los primeros diez resultados de las búsquedas los comentarios negativos o críticos. Para ello desarrollan otras páginas, y buscan links para que lleguen más arriba las webs amigables. También participan en los foros y en las redes sociales para generar tráfico y ganarle posiciones a los links negativos. Está comprobado que lo importante es tener una reputación favorable en los diez primeros resultados de la primera página de las búsquedas en Google; porque sólo un porcentaje pequeño de navegantes llegan más allá.

La popularidad en la web

Para finalizar y frente a la reputación virtual y a la generalización del término googlear, cabe una pregunta: ¿Es más importante aquella persona que presenta miles de links en el buscador? De ninguna manera. Tal vez un buen profesor de escuela secundaria o un destacado médico de hospital puedan no generar nada en el buscador, y eso no quiere decir absolutamente nada. Las reglas de la fama en Internet tienen pautas antojadizas y azarosas; parecidas a aquellas que dominan la popularidad en los programas de TV. Además, tal como ya se analizó, muchas veces no aparecer puede tener beneficios; por lo menos, para conservar el misterio.

Por: Sebastián Di Domenica.

http://www.hipercritico.com/
Imprimir artículo

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...