Este blog nació con la idea de mostrar de todo un poco…Podrás encontrar lecturas, imágenes, pensamientos; compartir artículos, fotos, opiniones....







lunes, 3 de septiembre de 2012

Billetera mata galán

Dice el dicho popu­lar que “Bille­tera mata galán”. Lo que quiere decir que el poder del dinero es más fuerte que el que emana de cual­quier atri­buto humano. Con el mismo cri­te­rio, podría­mos decir “soja mata ver­dad”, por­que la abul­tada bille­tera del régi­men “K”, gene­rada por la bonanza al pare­cer si limi­tes, del pre­cio de la soja unida a las con­di­cio­nes que la madre natu­ra­leza depo­sitó en suelo argen­tino, encu­bre, disi­mula y enmas­cara todo el uni­verso de desa­cier­tos que dicho régi­men pre­senta en cada acto de gobierno.


Al igual que el típico caso del igno­rante adi­ne­rado que tiene la razón que le da “el tener plata” el Gobierno ha logrado con­ver­tir la men­tira en ver­dad, lo dis­pa­ra­tado en cuerdo, lo anti­de­mo­crá­tico en demo­crá­tico, lo terro­rista en huma­ni­ta­rio, lo his­tó­ri­ca­mente con­de­na­ble en vir­tuoso, la sin­ra­zón en razón, el equívoco en acierto, lo malo en bueno, lo feo en lindo, la corrup­ción pública en pri­vada y hasta el extremo que 16 sea igual a 8 si nos enfo­ca­mos en el Indec.


Todo esto es posi­ble a tra­vés del silen­cio cóm­plice logrado con la uti­li­za­ción de una bille­tera que, repleta de dine­ros subs­traí­dos a la noble y aguan­ta­dora acti­vi­dad agro­pe­cua­ria com­pra volun­ta­des, votos, gober­na­do­res, inten­den­tes, legis­la­do­res, jue­ces, perio­dis­tas, medios y demás elenco que hace que nadie se anime a decir “el rey (o la reina) esta des­nudo ” . Hay que tener ros­tro construido en hor­mi­gón y la impu­ni­dad y la razón que otorga dor­mir sobre un col­chón de dólares, para afir­mar “somos víctimas de nues­tro pro­pio éxito” y reti­rarse tran­qui­la­mente a dor­mir sin más trámite.

En algún momento de refle­xión se debe sen­tir una pro­funda tris­teza com­pro­bar que el poder emana de una cir­cuns­tan­cia eco­nó­mica coyun­tu­ral, vil­mente uti­li­zada, y no de los atri­bu­tos y vir­tu­des per­so­na­les de quien lo detenta.

Autor: Gustavo Oscar Colla



Imprimir artículo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...