Este blog nació con la idea de mostrar de todo un poco…Podrás encontrar lecturas, imágenes, pensamientos; compartir artículos, fotos, opiniones....







miércoles, 29 de junio de 2011

Ladislao Biro


Nació el 29 de septiembre de 1899, en el seno de una familia de clase media conformada por su padre Matías su madre y su hermano Jorge.

Su niñez la vivió junto a su hermano Jorge, quien era dos años mayor que él, hasta que a mediados de 1914, con tan solo 16 años de edad, participa como soldado en la primera guerra mundial.

Su formación fue en la escuela primaria y después el gimnasio, que es como aquí la escuela secundaria, con una orientación hacia las ciencias biológicas, la filosofía y el latín; esto era común en Europa. Una vez concluido el gimnasio realizó el primer año en la carrera de medicina, pero luego abandonó debido a un accidente. Ese accidente provocó que Ladislao fuese el primero que empezó, en Hungría, a ocuparse de todo lo relacionado con el hipnotismo. Trabajó con hipnotismo en una clínica de Budapest, y dictó varias conferencias dedicadas a los médicos. A partir de entonces fue muy solicitado por los médicos para que colaborara con las técnicas de hipnotismo, para lograr efectos analgésicos. En esa época ganaba tanto dinero con el hipnotismo, que perdió todo interés por seguir estudiando anatomía humana, y decidió abandonar sus estudios.

Ese fue el fin de sus estudios formales, y desde ese momento comenzó a ocuparme de diferentes cosas, como la grafología y el hipnotismo en la medicina. Fue despachante de aduana, vendedor y corredor de automóviles, agente de bolsa e inventor. Por ese entonces, el 2 de Noviembre de 1930, contrajo matrimonio con Elsa Isabel Schick. Ese mismo año inventó una máquina para lavar ropa, que pudo ser fabricada en serie, y por la cual recibió las regalías correspondientes. Pero su primer invento fue una lapicera a fuente, que debía llenarse con agua, y que cubría a una composición sólida de anilinas, que se van disolviendo parcialmente a medida que corre el agua. Este invento lo había realizado algunos años antes (en 1928) inspirado en los trabajos que había realizado su padre, sin mayor éxito, con un instrumento para escribir a mitad de camino entre las lapiceras convencionales y lo que, con el correr de los años, llegaría a ser el bolígrafo.

El 16 de Abril de 1932 nace su única hija, a quien llamaría Mariana.

A los 33 años ya había inventado la caja automática para automóviles, totalmente mecánica. Este invento lo pudo realizar gracias a un amigo gitano que era un excelente mecánico, y juntos llevaron a la práctica lo que Biro había concebido sobre un papel.

La patente de la caja automática pudo venderla a los representantes de la General Motors en Berlín.

En el año 1938 ya había patentado un modelo rudimentario del bolígrafo en su país, en Francia y Suiza.

Luego de su estadía en Yugoslavia, se dirigió a Francia; debido a que un amigo le había brindado los datos de un financista también húngaro que residía en París, y que se dedicaba a los negocios de importación y exportación. Así fue como conoció a Juan Jorge Meyne, con quién desarrollaría una profunda amistad, y con quién se asociaría para la producción del bolígrafo.

En París trabajó como periodista y pintor, pero posteriormente, gracias a algunos contactos importantes con el gobierno francés, el cual ya sabía que era inventor, comenzó a trabajar en los laboratorios del servicio secreto de las fuerzas armadas. En ese laboratorio se dedicó al desarrollo de productos químicos, por lo que pudo realizar grandes progresos, pese a lo accidentado y peligroso de los experimentos. Trabajó durante mucho tiempo en un producto incendiario que posteriormente desarrollarían los americanos. Desafortunadamente, debido a la caída de Francia tuvo que abandonar las investigaciones.

Cuando los alemanes invadieron Francia, en ningún momento dudó en venir a la Argentina, y buscó la tarjeta de alguna vez el presidente Justo le diera.

Viajó junto a Meyne, su esposa y su hija Mariana; en un barco español llamado Sevilla y luego de 21 días de viaje, llega a Buenos Aires, a mediados del mes de mayo de 1940.

Al poco tiempo, Ladislao, adoptó la ciudadanía argentina y formó la Compañía Biro-Meyne-Biro junto con su hermano y Juan Jorge Meyne.

A partir de 1941 comienza a realizar numerosos experimentos para perfeccionar el bolígrafo, ya que el mismo no tuvo gran éxito al principio por tener imperfecciones en la tinta y por estar mal fabricado.

En 1942 logra conseguir apoyo financiero de Luis Lang y Herry Martin, pero a fines de 1943 estuvo a punto de cerrar su empresa, pero gracias a la colaboración de sus empleados logró solucionar los problemas.


En 1944, Biro vendió la patente norteamericana a Eversharp-Faber por dos millones de dólares, y, en Europa, a Marcel Bich (fabricante de los bolígrafos Bic).

A partir de 1946 preside varias sociedades y compañías, y además logra hacer viajar a numerosas familias desde Hungría para que se radiquen en nuestro país.

En 1981 comienza a trabajar en lo que sería su último invento, el cual lamentablemente no pudo concluir, el enriquecimiento del uranio.

A los 86 años, José Ladislao Biro falleció el 24 de octubre de 1985 en el Hospital Alemán de Buenos Aires.

La prensa nacional e internacional, recordó debidamente la labor de este brillante inventor, quién fuera ampliamente elogiado por las oficinas de Patentes de los EEUU y de varios países europeo. Biro había recibido también el reconocimiento de varias empresas estadounidenses por haber superado ampliamente con sus investigaciones la labor de gran número de sus científicos en temas relacionados con la química de resinas fenólicas, la micromecánica y la separación de isótopos.

Pese a ese reconocimiento y a reiteradas invitaciones para radicarse en los EEUU Ladislao José Biro permaneció fiel a su patria adoptiva.

Hasta el momento en que enfermó, seguía investigando con gran tesón, todo lo relacionado con su último invento, lamentablemente inconcluso "Una nueva tecnología para el enriquecimiento del uranio".

Sin lugar a dudas puede calificarse a Ladislao Biro como el inventor argentino más importante de nuestra historia.

Entre sus múltiples y variados inventos sobresale, sin lugar a duda, la tradicional "birome". Un producto de uso diario y masivo a nivel mundial. También por el hecho de haber sido su patentamiento y lanzamiento comercial desde la Argentina, como prueba que en este país se pueden realizar emprendimientos innovadores.

En total ha logrado 32 invenciones, en los más variados rubros, quizás como reflejo de las múltiples actividades que realizó en vida, tales como periodista, hipnotizador, corredor de autos, agente de bolsa, escultor etc.

Es por ello, que el día de su nacimiento, el 29 de Septiembre de 1899, se festeja en la Argentina, el "Día del Inventor", en homenaje a su talento y a su amor por su país de adopción.

Imprimir artículo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...