Este blog nació con la idea de mostrar de todo un poco…Podrás encontrar lecturas, imágenes, pensamientos; compartir artículos, fotos, opiniones....







viernes, 1 de octubre de 2010

El mito de la Argentina Potencia ... , se diluye "

Tanto Europa como EE.UU en la mitad del siglo XX, experimentaron impresionantes mejoras en el desarrollo de su productividad agrícola lo que le permitió tener un efecto devastador sobre la economía argentina. Hoy lejos de esa distancia de la llamada " progresión verde ", ésos países ayudaban con subsidios a sus agriculturas que hoy continúan perdurando por lo cuál cayeron las exportaciones argentinas en esa época en que se la conocía como " el granero del mundo".

Los bienes industrializados crecieron y produjeron un desajuste entre la producción y el nivel de consumo para una comunidad acostumbrada a vivir mejor en el progreso tecnológico que le permitió el espacio de la excelente producción agrícola. Pero en la década del 50 se produce el gran defasaje entre lo producido por el país y lo que se gastaba, que no toleraba el alto grado de pobreza cada vez mayor, echando mano a sus reservas atesoradas por los tiempos de bonanza que tenía el Banco Central en reservas de oro. Perón llamó la Argentina Potencia y recibió de aquella época ésas reservas de oro que utilizó para impulsar la industrialización, pero al cabo de varios años los intentos se frustraron políticamente por los enfrentamientos entre peronistas y antiperonistas entre los militares que opacaron el panorama de desarrollo nacional y enfrentar a enemigos sociales con la subversión. A partir de ahí, Argentina comenzó a quemar su patrimonio y su capital de sus reservas y comenzó a endeudarse cada vez más por los créditos internacionales con el FMI que servían para financiar el déficit militar y el consumo cada vez mayor con una escalada inflacionaria impresionante que postergó su desarrollo durante 30 años elevando el aumento de la pobreza hasta nuestros días. Después de morir Perón, ni la dictadura de los 70 consiguió corregir el desequilibrio de esa siniestra realidad que superó todas las previsiones del resto de los gobiernos que sucedieron, y que solo cuando hubo caja o algo que vender fue mejor para el gobernante de turno patear el tablero hacia adelante para no asumir responsabilidades económicas que no podía justificar ocurrido durante la incipiente democracia. Después Menem-Cavallo recompusieron la economía con el uno por uno de la convertibilidad pero no consiguió resistir más que una década el cambio faltando de una base sólida de sustentación económica y por deficientes privatizaciones, inversiones off-shore y lavado de dinero produjeron el defasaje de las cuentas fiscales que terminó en corralito y posterior default declarado por Rodriguez Saá en el corto plazo de una semana de su mandato. En el mundo Globalizado de hoy, la forma de reducir la pobreza es en base al empleo, producción y un crecimiento perdurable en base a productos argentinos con valor agregado para exportar canalizado por la ayuda de la producción agrícola-ganadera. La desindustrialización de los últimos 40 años dejaron al país parado como el tren en el andén y un Mercosur que todavía no se consolida por un mejor destino futuro que hoy tiene pocas esperanzas, salvo para Brasil que lo favorece por su masiva producción casi tres veces mayor en su capacidad productiva, que por otro lado la imposición de los asiáticos en el mercado llevan la delantera. La peor distribución del ingreso per cápita, el bajo nivel de consumo después del default y por parte del Estado no tener empresas para vender ni préstamos que financien nuevos gastos públicos, la suerte queda echada para salir adelante sólo por los propios medios que el país tiene que llevará un buen tiempo y no está inscripto en el corto plazo, a pesar de existir la tentación de emparchar los índices de pobreza y acreditar en su mayor inversión de forma recurrente. El mayor inconveniente de la pobreza es la protesta social que paga los mayores costos y las peores consecuencias que no permite un desarrollo floreciente por jaquear las perspectivas laborales y no permitir que otros labren mejor destino porque torna enemigo al pueblo con resentimientos. La inversión genuina debe ser respetada por los conductos públicos en base a su aumento productivo sostenible, elaborando bienes con mayor valor agregado dentro de un acuerdo nacional con proyecto de largo plazo, coherente y continúo de esa forma saldrán favorecidos los que no tienen como aquellos que tienen para lo cual no es lo mismo vivir rodeados de la pobreza

Emil Domec

Imprimir artículo

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...